Consejos de conducción en invierno

03/12/2017

Las bajas temperaturas, el hielo y la nieve hacen que el invierno sea un época en la que hay que prestar especial atención a la conducción. ¡Os dejamos algunos consejos!

Las bajas temperaturas, el hielo y la nieve hacen que el invierno sea un época en la que hay que prestar especial atención a la conducción.

La preparación previa de los viajes será clave en situaciones tan probables como por ejemplo, salir de casa en coche y encontrarnos con nieve en el trayecto.

Os dejamos algunos consejos preventivos para superar estas situaciones sin sorpresas:

 

  • Escoge bien las cadenas: Hay un tipo de cadena adecuado a cada neumático. Las de eslabones de acero aseguran una buena tracción en nieve, son resistentes y duraderas. Las textiles tienen buenas prestaciones y son muy fáciles de montar.
  • Asegúrate que sabes como ponerlas: Es fundamental haber comprobado con anterioridad que sabemos como poner las cadenas y sobretodo, tener claro que deben colocarse cuando encontremos nieve en la carretera, nunca antes. Los compañeros de Seat nos enseñan cómo hacerlo: http://bit.ly/2BGQU3i
  • Revisa el nivel de líquidos: Asegúrate de comprobar los niveles de aceite, refrigerante de motor y también del limpiaparabrisas (sobretodo no utilices agua, puede congelarse y afectar al sistema de funcionamiento).
  • Infórmate: Revisa las condiciones meteorológicas y la situación de la ruta que conducirás. La información y la previsión son claves para afrontar de forma segura un viaje en coche cuando la climatología puede ser cambiante. Consulta la información de la DGT y sus recomendaciones.
  • Enciende el aire acondicionado: Conseguiremos que el aire del habitáculo se seque y que por tanto, los cristales no se empañen. Regulando el termostato podremos mantener cálido el interior del vehículo.
  • Conduce con suavidad: Adecuar la velocidad a las condiciones meteorológicas es imprescindible para circular de forma segura. Conducir con suavidad y evitar frenar en las curvas es básico en días de lluvia, hielo y nieve donde es fácil perder el control del vehículo.
  • Evita las marchas cortas y el freno: Sobretodo en nieve y hielo, escoge las marchas más largas incluso al inicio y evita frenar, es mejor ir reduciendo la velocidad progresivamente.
  • Distancia de seguridad: Es muy importante mantener la distancia de seguridad y adecuarla a las condiciones climáticas. En situaciones adversas, hay que aumentar considerablemente la distancia ya que el tiempo que se necesita para detener el vehículo en nieve o lluvia es mayor que en seco.