La pintura de tu coche como el primer día

25/01/2018

Cinco hábitos que podeis comenzar a aplicar desde hoy, sin ningún tipo de coste, para alargar el buen estado exterior de vuestro vehículo.

Sol, hielo, polución, insectos y pequeños impactos de piedras en la carretera. Desde que sale de fábrica, la pintura de nuestro coche se ve expuesta a condiciones externas, no controlables por nosotros, que harán que, día a día, ésta se vaya deteriorando.

A continuación os dejamos una serie de pequeñas costumbres y hábitos que podéis empezar a aplicar desde hoy mismo y que, sin ningún tipo de inversión, contribuirán a alargar el buen estado exterior de vuestros coches:

 

  • Lava el coche cada 4/6 semanas: No solo hará que se vea limpio y pulido, también es importante eliminar sustancias que oxidan la pintura como excrementos de pájaro, alquitrán de la carretera, restos de gasolina, sal o insectos.
  • Estaciona tu coche en lugares cubiertos o a la sombra: los rayos ultravioleta provocan que la pintura pierda brillo y sobretodo, colores vivos come el rojo, el amarillo y los azules, queden mates.
  • No estaciones debajo de arboles: A menudo estacionamos debajo de arboles porque aportan sombra pero ten en cuenta que, en función de la época, desprenden resinas difíciles de eliminar. Además, son lugares frecuentados por insectos, pájaros, polen y hojas. 
  • Intenta reparar los daños a mida que se producen: Es habitual esperar a que se acumulen diversos daños antes de llevar el coche al taller pero es desaconsejable exponer la carrocería a la corrosión. Tenlo en cuenta en función del golpe. 
  • Lava el coche a mano y con productos adecuados: De nada sirve evitar los túneles de lavado si utilizamos escobas o cepillos para enjabonar el coche. Enjabona y seca con bayetas o toallas de microfibra y sobretodo, evita utilizar lavavajillas, amoníaco o lejía ya que pueden dejar marcas y deteriorar la pintura.

 

Si tu coche es nuevo o está acabado de pintar, en Salamaña disponemos de tratamientos de protección que crean una barrera protectora de larga duración; una buena forma de proteger el exterior, alargar la vida de la pintura y mantener el valor del vehículo.

Algunas de sus ventajas son: 

  • Protege de rasguños poco profundos
  • Aumenta el brillo y aporta un efecto salido de fábrica.
  • Protege la pintura contra el sol y evita la decoloración.
  • Ejerce de barrera contra la corrosión producida por la sal y otros químicos.
  • Facilita el mantenimiento y la limpieza ya que repele el agua, los mosquitos, el barro y la contaminación.